23 de noviembre de 2010

El razismo del Mazismo


Por: María Helena Cuellar


El “indio” Juan Evo Morales Ayma ya no quiere ser indio porque decirle indio es racismo, es discriminación. Por eso ordenó –como lo hacen los michi dictadores- que se haga y ponga en vigencia una ley para luchar contra el racismo y la discriminación para que los negros ya no sean negros, los indios ya no sean indios, las cholas ya no sean cholas, los cholos ya no sean cholos, las birlochas ya no sean birlochas, los llok’allas ya no sean llok’allas y las imillas ya no sean imillas.

La pregunta es si el único calificado para decir indio al indio es el comandante Hugo Chávez Frías. Morales Ayma no es indio, es un cholo que “aunque se vista de seda, cholo se queda” y no necesita maquillar su razismo con una ley destinada a encarcelar la raza que es natural. Los seres humanos no son ni serán iguales jamás. Otra cosa es que tengan los mismos derechos, pero siempre habrá indios y no indios, cholas y no cholas, negros, menos negros, un poco negros y blancos y amarillos.

Al final sólo hay una letra de diferencia entre el razismo de Evo Morales y el Mazismo o Nazismo que cobró seis millones de vidas de raza judía. El “cambio” propuesto por la “revolución democrática y cultural” seguramente no construirá cámaras de gas como lo hizo el Führer, pero sí deberá ampliar los campos de concentración de San Pedro de La Paz y del resto del país para encarcelar a los racistas y discriminadores.

Evo Morales, afirmó que es su “obligación erradicar a los racistas” que posean medios de comunicación y aplaudió al Congreso, de mayoría oficialista, por aprobar una norma en contra del racismo y la discriminación que prevé sanciones a periodistas. El racismo y la discriminación es apenas una cortina de humo porque el objetivo es terminar con la prensa libre y los periodistas que piensan.

“Nosotros no estamos acallando a los medios de comunicación, jamás lo vamos a hacer (…), pero también tengo obligación de erradicar a los racistas que son dueños de medios de comunicación”, dijo el mandatario durante un acto con indígenas en la ciudad oriental de Santa Cruz en un implícito reconocimiento de sus intenciones, o sea, terminar con la libre expresión y, sobre todo, imponer un pensamiento único, el de las más temibles dictaduras.

El razismo del mazismo, por consecuencia, es una medida destinada directamente a imponer la censura de los mensajes en la prensa libre y por tanto la clausura de todas las emisoras, los canales de televisión y los periódicos; así como encarcelar a los ciudadanos que piensen, hablen y escriban libremente a través de “pinchar” teléfonos celulares y correos electrónicos.

¿La ley del razismo del mazismo será retroactiva? Si no es así, los periodistas por fin se librarán de los insultos, discriminación y racismo del propio presidente Evo Morales quien les dijo aves de corral, mentirosos, bubuzelas y otros “piropos” ante el aplauso de su bufón el periodista Iván Canelas.
Funte: AYRA