25 de noviembre de 2010

Sendero Luminoso produce casi 5 toneladas de droga al año en Perú



"LA COCAINA AL SERVICIO DEL TERRORISMO''

El principal grupo de Sendero Luminoso que sobrevive en la selva central de Perú produce casi cinco toneladas de droga al año que vende a narcotraficantes, según la confesión de un capturado líder de esa agrupación maoísta, publicada por el diario limeño La República.

Un agente antidrogas de Perú pisa hojas secas de coca en Apurimac, al sureste del país, el 21 de agosto.

El principal grupo de Sendero Luminoso que sobrevive en Perú produce casi cinco toneladas de droga al año que vende a narcotraficantes.

El principal grupo de Sendero Luminoso que sobrevive en la selva central de Perú produce casi cinco toneladas de droga al año que vende a narcotraficantes, según la confesión de un capturado líder de esa agrupación maoísta, publicada por el diario limeño La República.

Edgar Mejía Asencio, 'camarada Izula', detenido por la policía el 13 de octubre, dijo en los interrogatorios que el máximo jefe senderista de la selva central, Florindo Flores Hala, 'camarada Artemio', tiene una sociedad con el narcotraficante 'Braulio', cuya identidad la policía guarda en reserva.

Mejía, capturado cuando se aprestaba a construir un laboratorio para procesar drogas en un poblado del valle del Alto Huallaga, departamento de Huánuco, dijo que desde hace seis años Sendero Luminoso ha venido produciendo en esa región unos 800 kilos de clorhidrato de cocaína cada dos meses.
"Si las cifras de 'Izula' son correctas al año 'Artemio' le vendía 4,8 toneladas de cocaína solamente al narco 'Braulio'", precisó el rotativo.

Según el testimonio de Mejía, en uno de los laboratorios montados por 'Artemio' había tres colombianos que actuaban como químicos. "Yo me dedicaba a prensar la droga", relató Mejía, considerado el número dos de Sendero Luminoso en el Alto Huallaga.

El gobierno y los analistas en temas de violencia señalan que tras la derrota de Sendero Luminoso a mediados de la década pasada los remanentes de esa agrupación se dedican al narcotráfico en alianza con traficantes que operan en la selva central.

En esa región el 'camarada Artemio' es intensamente buscado por la policía y ha escapado a varios cercos militares que intentaban su captura.

Un segundo grupo remanente opera en la selva sudeste en el Valle de los Ríos Ene y Apurímac, también asociado al narcotráfico, según las autoridades.