15 de mayo de 2012

El gobierno asume actitud “cínica y canallesca” intentando que víctima de espionaje sea autora de sedición

Desde Santa Cruz, el líder del Movimiento Sin Miedo (MSM), Juan Del Granado, acusó este lunes al gobierno de asumir una actitud “cínica y canallesca” al iniciar una querella por sedición contra la diputada de su partido Marcela Revollo y no aceptar que el ministro de Gobierno, Carlos Romero, violó los derechos constitucionales y la privacidad de la asambleísta nacional.

“Los autores de los delitos, de la violación a la Constitución y del derecho a la privacidad han iniciado acciones penales y, por tanto, están pasando de la actitud dictatorial fascistoide a la actitud cínica y canallesca de querer sentar en el banquillo de los acusados a la víctima (a Revollo)”, dijo Del Granado.

“El gobierno ha incurrido en delitos con actitudes ya no sólo autoritarias, sino típicamente fascistoides, propias de las dictaduras, introduciendo micrófonos, introduciendo grabadoras, a las oficinas privadas parlamentarias de una representante nacional del MSM, la diputada Marcela Revollo”, añadió.

Del Granado insistió en calificar de “cínica y canallesca” la actitud del gobierno “porque de la improvisación, el autoritarismo y la demagogia, estamos pasando claramente, en las personas de los ministros de Estado, a la comisión de graves delitos contra la Constitución y las leyes”.

El martes de la semana pasada, Romero acusó a la diputada del MSM de financiar la IX marcha y días más tarde dijo que había iniciado una acción legal por sedición, mientras Revollo presentó una querella penal contra el Ministro de Gobierno por el delito de espionaje, ya que la grabación presentada por éste último fue realizada violando el derecho a la privacidad de los legisladores, establecido en la Constitución.

Violaron la Constitución y el Código Penal

Con la divulgación de la conversación de Revollo, el gobierno, según el líder del MSM, habría violado de manera flagrante el artículo 151 de la Constitución Política del Estado, que establece la inviolabilidad no solamente de los representantes nacionales como tales, sino de sus oficinas y sus actividades.

De la misma manera, se habría vulnerado los artículos 340 y 341 del Código de Procedimiento Penal que prohíben grabar conversaciones no destinadas a la publicidad y menos si estas tienen como destino su difusión.

“En las últimas horas los ministros de Gobierno y de Comunicación (Amanda Dávila) ratificaron su conducta delictiva y es por eso que la diputada Revollo ha formalizado ante el Ministerio Público una querella penal para que se investigue todas las connotaciones de este acto de espionaje político”, señaló Del Granado.

Dijo que el Ministro de Gobierno está obligado a señalar ante el Ministerio Público cómo obtuvo la grabación, por qué lo hizo, a través de quién y a cambio de qué, puesto que está en juego las garantías constitucionales que fueron violadas, como ocurrió en épocas dictatoriales.

El líder de los Sin Miedo reiteró que su partido no está involucrado en actividades conspirativas y exigió al presidente Evo Morales que gobierne hasta el último día de su mandato, “pero que gobierne bien, que deje de lado el autoritarismo, la improvisación, la provocación a los movimientos sindicales y que deje de utilizar métodos fascistoides contra quienes pensamos diferente”.