28 de marzo de 2013

Para Juan la manera de “blindar” la demanda marítima de las campañas electorales es firmar el Pacto Político


Desafío a partidos del oficialismo y oposición

La manera de “blindar” la demanda jurídica internacional de Bolivia contra Chile por la reivindicación marítima es la firma de un pacto político entre el gobierno y los partidos de oposición y oficialismo, propuesto esta semana por el Movimiento Sin Miedo (MSM), sostuvo este miércoles en Cochabamba el líder de este partido, Juan Del Granado.
“Para preservar el interés marítimo ante cualquier manipulación electoral, es decir para blindar la acción jurídica internacional, el Movimiento Sin Miedo propone al gobierno y a todas las fuerzas políticas que suscribamos un pacto por el cual todos los actores políticos nos comprometamos a no involucrar la demanda en ninguna campaña electoral próxima ni futura”, dijo en conferencia de prensa.
El MSM espera que la demanda marítima sea parte de una política de Estado que abarque a toda la institucionalidad democrática del país y de una estrategia integral de carácter continental que dé paso a acciones diplomáticas que repongan la dimensión hemisférica de la reivindicación marítima boliviana, tal como sucedió en 1979, cuando se realizó la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), en La Paz.
Del Granado explicó a los medios de comunicación de Cochabamba que la demanda marítima tiene que ser parte, además, de una estrategia integral y continental que despliegue una serie de iniciativas y acercamientos con países vecinos como el Perú, Argentina, Brasil y con las nacionales integrantes de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de América (Alba), para reposicionar la reivindicación marítima a nivel hemisférico.
“Sabemos, por nuestra formación académica, que los trámites jurídicos internacionales son prolongados y, por lo mismo, mientras esos trámites se despliegan, el gobierno tiene, a su vez, que tomar otras iniciativas, especialmente aquellas destinadas a reposicionar la reivindicación marítima como un tema de interés continental”, indicó.
Del Granado ratificó su repudio y rechazo del MSM a las declaraciones “prepotentes, arrogantes y ahistóricas” del presidente de Chile, Sebastián Piñera, y de sus portavoces “que están significando un peligroso retroceso a políticas arcaicas, a políticas primitivas, que no solamente ofenden a Bolivia, sino que ponen en tela de juicio la convivencia pacífica de los pueblos”.