23 de abril de 2013

CÉSAR NAVARRO ES EL DELEGADO PRESIDENCIAL Y ALFREDO RADA RETORNÓ A PALACIO DE GOBIERNO


(ANF).- El presidente Evo Morales posesionó este lunes a César Navarro Miranda, como Delegado Presidencial de la Agenda Patriótica del Bicentenario, con el desafió de coordinar junto a las gobernaciones, alcaldías y los movimientos sociales la eliminación de la extrema pobreza, garantizar energía eléctrica y agua potable en todo el país hasta el año 2025, además de definir las prioridades en el campo político, económico y social.
“Antes la lucha era por la refundación y ahora la tarea es por la planificación, una planificación a mediano y largo plazo, una planificación hacia el bicentenario y que importante es la planificación para el desarrollo de un país, que es ya una política de Estado un país sin plan a mediano y largo plazo, yo diría que es un país que no tiene mucha esperanza, que no tiene mucho futuro”, dijo al destacar la estabilidad democrática y política, pensamos en la planificación en beneficio del país.
Recomendó a Cesar Navarro coordinar con mayor intensidad con los movimientos sociales de cada departamento que a pesar de no contar con asesoramiento técnico especializado, saben con exactitud que tiene que hacer el Estado, además de las gobernaciones y municipios: “La terea es como estructurar ese pensamiento del pueblo boliviano que viene del sufrimiento que viene del sufrimiento de tantos años”.
EL RETORNO DE RADA: El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, tomó juramento de posesión al ex ministro de Gobierno, Alfredo Rada Velez, como nuevo viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales y Sociedad Civil en reemplazo de Navarro y a Javier como nuevo viceministro de Coordinación y Gestión Gubernamental, en reemplazo de Javier Baldivieso Molina.
La autoridad de Estado posesionó también a Rodolfo Illanes Álvarado como nuevo viceministro de Coordinación y Gestión Gubernamental, en reemplazo de Javier Baldivieso Molina, quien se desempeñó en el cargo desde octubre de 2011 hasta abril de este año y no estuvo presente en el acto de posesión de las nuevas autoridades.
Alfredo Rada, quien ya fue el año 2006 viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, las gestiones 2007 y 2010 se desempeñó como ministro de Gobierno y desde mayo del año pasado ocupó el cargo de viceministro de Gestión Institucional y Asuntos Consulares del Ministerio de Relaciones Internacionales, prometió al Jefe de Estado trabajo, lealtad y consecuencia con el objetivo de dar continuidad al proceso de cambio que lleva adelante el Gobierno.
“Compartir tantas cosas, sentir tanta emoción al llevar adelante tantas tareas en beneficio del pueblo boliviano fue para mí una verdadera escuela y espero que todo aquello que aprendí en ese año, 2006, y posteriormente en la gestión pública, pero también en la militancia revolucionaria pueda hoy volcarla nuevamente al servicio del pueblo y del gobierno nacional”, dijo Rada vuelve al círculo de colaboradores del Jefe de Estado después de tres años de ausencia.
Considera que en estos siete años se hicieron grandes tareas y transformaciones en beneficio de la economía nacional y la sociedad boliviana, por lo que calificó de acertada la designación del Delegado Presidencial de la Agenda Patriótica del Bicentenario, por lo cual junto al viceministro Rodolfo Illanes estarán obligados a cumplir de la mejor manera sus funciones.
AÑOS DIFÍCILES: Asimismo, el presidente recordó lo que decían los opositores el año 2006, cuando le auguraban una permanencia de meses en el Gobierno, pero tras la nacionalización de los hidrocarburos, el cambio de las políticas económicas y sociales, planificaron el revocatorio de mandato en el año 2008 y un frustrado intento de golpe de Estado contra su administración.
Rememoró también que debido a la resistencia de la oposición en ese tiempo no podía aterrizar, al igual que el vicepresidente Álvaro García Linera, con facilidad en los aeropuertos de Cobija, Sucre, Trinidad, Tarija, ciudades en las que eran recibidas por grupos de choque.
Señaló que en ese entonces se realizó un acto oficial de explicación de la nueva Constitución Política del Estado en el estadio de Trinidad, a la que no asistieron el presidente y vicepresidente, sólo la entonces ministra Susana Rivero: “No fuimos ninguno por razones de seguridad… empezó el acto apagaron la luz, sabotaje, de ese apagón de luz ahí estaba bien preparado, una vez Juan Ramón se salvó de un atentado (…) Estamos en otros tiempos”.