27 de septiembre de 2013

EN DEFENSA DEL DEFENSOR


Pronunciamiento del Movimiento Sin Miedo


Las acusaciones del Presidente Evo Morales en contra del Defensor de Pueblo, además de un acto tiránico destinado a subordinar la Defensoría a los dictados del Órgano Ejecutivo, constituyen una afrenta inadmisible al conjunto de la institucionalidad democrática y los Derechos Humanos de todos los bolivianos.
Son una franca y peligrosa violación de los artículos 218, 220 y 222 de la Constitución Política del Estado que consagran la inviolabilidad del Defensor del Pueblo, su autonomía y su rol irrenunciable de defensa de la sociedad frente a los excesos de los administradores del poder público.
Los Derechos Humanos, para información de Evo Morales, no son ni de derecha ni de izquierda, son universales, indivisibles e inalienables, y no pueden afectarse impunemente por los gobernantes, a riesgo de quebrar el Estado de derecho y todas las garantías individuales y colectivas que consagran la Constitución y las leyes.
Las recomendaciones del Defensor del Pueblo son obligatorias para todas la autoridades, y la inobservancia de las mismas ameritan censura pública de los personeros estatales que las infrinjan.
Las acusaciones de Evo Morales en contra del Defensor del Pueblo merecen nuestro repudio expreso y reafirman la urgencia de derrotar democráticamente al autoritarismo y sus expresiones tiránicas, no en defensa de una persona, sino de una institución consagrada por la Constitución Política, institución que preserva las libertades y derechos de todos los bolivianos.

La Paz, 26 de septiembre de 2013



Secretariado Ejecutivo Nacional