9 de octubre de 2013

CONAMAQ: “La lucha continúa”


LA “ANTIPLURINACIONAL” LEY DE REDISTRIBUCIÓN DE ESCAÑOS NO ES LA ÚNICA AMENAZA A LOS PUEBLOS INDÍGENAS


(Equipo de Comunicación Indígena Originario).- El Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (CONAMAQ) evalúa nuevas medidas de protesta para lograr que el gobierno de Evo Morales respete los derechos de los pueblos indígenas incluidos en la Constitución Política del Estado vigente. Ayer, autoridades originarias de esta matriz fueron obligadas por la Policía Nacional a levantar la huelga de hambre que realizaban dentro de la Asamblea Legislativa Plurinacional para exigir el veto a Ley de Redistribución de Escaños, aprobada por la mayoría levantamanos (legisladores) del oficialismo de acuerdo con los datos (dudosos) del Censo de Población y Vivienda 2012.

El 16 y 17 de octubre próximos, los 16 suyus del CONAMAQ se reunirán para decidir qué hacer ante los permanentes atropellos del Gobierno del Estado “Plurinacional”. “Podemos hacer cualquier acción”, advirtieron desde esta organización de las tierras altas. Y adelantaron que lo definido en ese encuentro será ejecutado en cinco departamentos de Bolivia.
La ley de Redistribución de Escaños, caracterizada de “antiplurinacional”, no es la única amenaza a los pueblos indígenas instrumentada en los últimos días por el gobierno del MAS.
Otra “redistribución de escaños” aplicó el Órgano Ejecutivo dentro del FONDIOC (Fondo de Desarrollo para los pueblos Indígena Originario Campesinos) para reducir el poder de decisión del CONAMAQ al momento de distribuir los millones de dólares venidos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH). En su lugar, el MAS se ocupó de designar en el FONDIOC a dirigentes venales de organizaciones campesinas cooptadas por el oficialismo. Según los indígenas, así el MAS tendrá recursos suficientes para pagar la nueva campaña presidencial de Evo Morales, recién iniciada.
Los proyectos de ley de Consulta y de Minería del MAS (que benefician a las empresas transnacionales en desmedro de las comunidades indígenas) son otras piedras en las abarcas del CONAMAQ. En el Consejo de Consejos convocado para la semana que viene llegarán a una respuesta integral contra los atropellos del Gobierno nacional.
“La lucha continúa. Las demandas del CONAMAQ no son de ahora, son desde antes de la Asamblea Constituyente. Con la atención a estas demandas queremos construir un Estado plurinacional estructuralmente, no folclóricamente. Pero el Gobierno no nos quiere escuchar en ninguna de nuestras demandas. Exigimos la participación directa de los pueblos indígenas en todos los niveles de gobierno, en los cuatro órganos del Estado plurinacional. Nuestros representantes deben ser elegidos por normas propias, según usos y costumbres, según nuestras estructuras naturales. Otras demandas refieren a la economía comunitaria, a la justicia propia: cuestiones que hacen -o harían- al Estado plurinacional. Pero lo que hace hoy el Gobierno es matar al Estado plurinacional, volver a consolidar al Estado neoliberal, colonial y republicano”, dijo tata Rafael Quispe, de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI).
“El CONAMAQ está decidido a continuar con esta lucha, para que se respete nuestra visión política, que es distinta a la de las demás organizaciones indígenas o campesinas. El CONAMAQ es la única organización social que ha quedado luchando: las demás ya están entregadas al Movimiento Al Socialismo (MAS), o están divididas y con sus dirigentes perseguidos judicialmente, como es caso de la CIDOB (Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia)”, indicó la autoridad originaria del Jacha Suyu Paqajaqi.
Cuestión de escaños
“En 2010, cuando se aprobó la ley de Régimen Electoral, logramos la inclusión de un artículo transitorio, el cual decía que después del censo de 2012 se iba a determinar qué cantidad de escaños corresponden a los pueblos indígenas, viendo la cantidad de pueblos y de habitantes de los pueblos. Pero el actual proyecto de ley no contempla nada de esto, en absoluto. Por ello le recordamos al pueblo boliviano que nuestras demandas no son de ahora, son de siempre. Y nunca vamos a claudicar”, agregó Quispe.
“En Bolivia son 52 pueblos indígenas, pero son siete los escaños que tenemos en la Asamblea Legislativa Plurinacional. Y todos los escaños van ligados a un partido político, mayormente el MAS. Es compleja la situación, pero para consolidar un Estado plurinacional debemos hablar”, reclamó Quispe, coordinador de Integración Política de los Pueblos de la CAOI. Esta organización, con estatus consultivo ante la ONU, reúne a los pueblos indígenas de los Andes de seis países de América latina. Entre ellos están los 16 suyus del Qullasuyu.
En la huelga de hambre de los últimos días, que se desarrolló dentro de la Asamblea, hubo al inicio algunos legisladores de la oposición, quienes negociaron aparte con el Gobierno y se borraron. “Los legisladores hicieron su show político, hacen lo de siempre: usar al pueblo indígena. Ellos han pensado que al abandonar la huelga nosotros también lo haríamos, pero nosotros estamos con el pueblo y con nuestras bases. Muchos legisladores negociaron cargos, negociaron obras. Pero a los derechos jamás puedes negociarlos”, dijo tata Rafael.
“La mayoría de la oposición de la derecha está vendida al MAS. Cuando fue la aprobación en el Senado no vinieron senadores como Germán Antelo, de Santa Cruz. Muchos se dicen ‘oposición al Gobierno’, pero cuando hay que pelearla no la pelean. Tenemos que ser coherentes con nuestra lucha. Ahora Evo se hace la burla porque no hay oposición, él gobierna Bolivia con los políticos de siempre. Ahora no hay una oposición constructiva para el Estado plurinacional”, evidenció.
“Como Evo ya no tienen el mismo apoyo de antes, ahora está construyendo un gran fraude a partir del censo de 2012. Esta ley da todo el poder al Tribunal Supremo Electoral para que distribuya los escaños mediante un cálculo político del MAS”, agregó.
Quispe se refirió a los dichos del presidente Morales, quien adelantó que sus ministros deberán trabajar un 50 por ciento en sus respectivas carteras y un 50 por ciento en la campaña presidencial del MAS. “Eso se llama apología del delito. Es delito hacerse pagar un sueldo entero y la mitad dedicarlo al ocio. Así, el Presidente está engañando al pueblo, está diciendo: ‘Hagan delito’. Ahora nadie en el Órgano Judicial lo van a juzgar, pero tarde o temprano será juzgado este tema. Los funcionarios no deben hacer política electoral, no deben usar bienes del Estado con este fin, eso dice la ley electoral”, opinó Quispe.
En declaraciones a la prensa, el ministro de Educación, Roberto Aguilar, quiso defender lo indefendible al aclarar que Morales hablaba de hacer campaña solamente los sábados y domingos. Lamentablemente, la autoridad expresó así falta de comprensión de matemáticas, porque si convenimos que una semana tiene siete días, de ninguna manera el 50 por ciento son dos días.
“Coordinaremos con la CIDOB orgánica”
“El Gobierno tiene la decisión política de no dar más espacio a los pueblos indígenas en la Asamblea Legislativa. En el MAS se creen que son mayoría, por eso el Presidente está diciendo que va a sacar el 74 por ciento de los votos. Es un Gobierno prepotente, que no siente, que no representa al pueblo indígena. En el Parlamento el MAS tiene 2/3 de los votos, eso ahora afecta al pueblo boliviano porque de la noche a la mañana sale cualquier ley aprobada en grande y en detalle. Pero no está consensuada ninguna ley, esta situación da descontento a todo el pueblo boliviano”, dijo tata Félix Becerra, jiliri apu mallku del CONAMAQ.
Comentó que los próximos 16 y 17 “el CONAMAQ va a decidir con las 16 naciones originarias qué hacer ante estas leyes inconstitucionales que no respetan nuestros derechos. También coordinaremos con los pueblos indígenas de la CIDOB orgánica, con la cual tenemos una agenda conjunta que hemos establecido en Trinidad”, agregó tata Félix.
Ayer, la Policía impidió a las hermanas y hermanos del CONAMAQ ingresar a la Asamblea para reforzar la huelga de hambre. Muchos de los que estaban adentro habían sido llevados al hospital cuando sus vidas empezaban a peligrar, de modo que cada vez menos personas podían continuar con la medida extrema. Por la tarde, en la sede de esta organización definían los pasos a seguir. Luego, comieron de una enorme olla común para reponer energías.
Estaba hasta tata Fidel Condori, recién salido del hospital Arco Iris, adonde seguían internados los huelguistas. “Lamentamos que por culpa del Gobierno algunas hermanas y hermanos estén en el hospital. Algunos ya se han podido recuperar, pero a otros apoyamos para que se recuperen en próximas horas”, dijo la máxima autoridad del Consejo.