19 de abril de 2013

La Felicidad como eje del Modelo de Desarrollo Humano


Ahora que el gobierno actual ha decidido incorporar en la encuesta CASEN que mide índices de pobreza, el concepto subjetivo de felicidad, me recordó lo importante que ha sido el haber conocido el concepto del FIB o Felicidad Interna Bruta (o FNB).
EL FIB que es un concepto que no puede pasar inadvertido o ignorado por cualquiera que vea de la política una herramienta de cambio social y cultural, sobre todo cuando este concepto tiene como finalidad el de humanizar la definición o estructuración de políticas públicas, ya que con esto se reconoce que el desarrollo humano no solo se logra con mayor ingreso o mayor producción (PIB)
Para entender en plenitud el concepto de FIB debemos trasladarnos a Bután, un pequeño país Budista que queda a los pies del Himalaya, este estado - Reino es una de las economías más pequeñas del mundo, basada en la agricultura (a la que se dedica aproximadamente el 80% de la población), la venta de energía hidráulica a la India y el turismo. Es un país altamente dependiente de la ayuda externa. La tasa de alfabetización bordea el 60%, y la esperanza de vida no supera los 63 años. Es en este contexto que hace casi 30 años su Rey Jigme Singye Wangchuck, propuso este concepto como forma de medir la calidad de vida en términos más holísticos y psicológicos que el ya absoluto y economicista indicador del producto interno bruto (PIB).
Intentando explicar en profundidad el concepto debemos decir que el FIB se sustenta en 4 columnas o ejes que nos permiten focalizar y darle la perspectiva del desarrollo humano como tal a la visión del estado. Estas cuatro columnas son:

•    Desarrollo socioeconómico sostenible y equitativo
      o    Donde lo sustentable no solo es desde la perspectiva económica si no que tiene  que ver con la visión de largo plazo y del impacto que se tiene en el entorno
•    Preservación y promoción de la cultura
      o    Donde la cultura implica desde el disfrutar un espectáculo artístico hasta los espacios para el simple esparcimiento y de crecimiento personal
•    Conservación del medio ambiente
     o    El respeto por la naturaleza va desde la preservación, pasando por la construcción de nuevos espacios y por la disponibilidad y utilidad de estos para el desarrollo humano
•    Desarrollo de buen gobierno
      o    La gestión no es solo eficiencia y eficacia, sino que también es transparencia, es lealtad con el bien el común y también es sinceridad con lo que queremos como sociedad.

Dentro de este concepto se estructuraron las preguntas, que son 180 en total, en 9 dimensiones que representan del sentir y desarrollo humano, mezclando criterios materiales y “espirituales”. Desde la cultura budista lo podemos llamar así, pero para el nuestra visión occidental lo podríamos definirlo como aspectos emocionales.


Algunas de las preguntas que están en este cuestionario son:

•    Definiría su vida como:
      a)    Muy estresante
      b)    Algo estresante
      c)    Nada estresante
      d)    No lo sé.
•    ¿Ha perdido mucho sueño por sus preocupaciones?
•    ¿Ha percibido cambios en el último año en el diseño arquitectónico de las casas de su barrio?
•     ¿En su opinión, cómo son de independientes nuestros tribunales?
•    ¿En el último mes, con qué frecuencia socializó con sus vecinos?
•    ¿Cuenta usted cuentos tradicionales a sus hijos?

Sin duda que detrás del concepto hay mucho trabajo, pero lo más importante la visión filosófica que se le da al desarrollo, que se enfoca en necesidades humanas que realmente generan satisfacción en las personas.
Aunque el contexto original del FIB nace en una cultura budista, que sobrepone lo espiritual por sobre lo material, o en que algunos piensen en acusar a Bután de querer ocultar la pobreza económica de su país.
No deja de tener un sentido real, de que a los menos podamos buscar un equilibrio como cultura y sociedad entre el desarrollo económico y el desarrollo humano, y en el mejor de los casos lograr sobreponer al hombre por sobre el mercantilismo absurdo que hoy vivimos. 
Es en este contexto cuando el estado es el que guía los destinos de un país, se ve la posibilidad de influenciar un cambio cultural totalmente positivo.


Adicionalmente recomiendo ver Video: 

http://italo-bonet.blogspot.com/