15 de noviembre de 2010

Se viene otro año complicado


Se viene otro año complicadoProducción. Las lluvias se retrasaron de nuevo. En 2011 sus efectos se sentirán sobre todo en los precios de la carne de pollo y de vaca. El arroz y el maíz también serán insuficientes

Con la soya y el maíz caros, no espere leche, carne o pollo a precios bajos. Según Gilberto Aguanta, gerente técnico de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo, no se espera que el precio de la soya caiga en los próximos meses. La situación del maíz es distinta. Vicente Gutiérrez, presidente de los Productores de Maíz y Sorgo explica que están con todo listo para sembrar, pero que no ha llovido. Este año se plantaron 150.000 hectáreas de maíz, pero si no hay buenas lluvias (por lo menos 60 milímetros) hasta el 30 de noviembre, por lo menos 30.000 de estas hectáreas migrarán a soya.

Algo parecido sucede con el arroz. Necesitan mínimo 50 milímetros de lluvia (que pueden caer en media hora) para terminar de sembrar, pero no caen. Los que aprovecharon las pequeñas lluvias de las pasadas semanas ya se han visto afectados por la sequía. Según Remberto González, del Consejo Nacional de Arroceros, sólo se logrará cubrir el 80% de la demanda nacional.Eduardo Wills, de la Federación de Lecheros, recuerda que es importante tener granos a buen precio para garantizar la producción, pero esta situación afecta aún más a los avicultores.

Mario Justiniano, presidente de la Asociación Departamental de Avicultores, explica que la baja producción de maíz del año pasado y los altos precios de la soya los sigue afectando. Incluso sólo han podido importar 2.000 de las 20.000 toneladas de maíz que pretendían traer desde Argentina. La demanda boliviana ha hecho subir el grano en el país vecino, por lo que considera que el pollo llegará a los Bs 16 y no bajará de ahí por lo menos hasta abril del próximo año.

Ronald Peñarrieta, gerente de la Cámara Agropecuaria del Oriente, dice que es poco probable que vuelva a sembrar caña de azúcar. Pese a que no ha llovido luego del corte de la caña, recuerda que son cultivos que se cambian cada cinco años, por lo que, en el peor de los casos, la superficie sembrada disminuirá entre 3.000 y 5.000 hectáreas.

Los ganaderos benianos están preocupados. Aunque aseguran que harán todo lo posible por mantener la provisión, las inundaciones y sequías soportadas los tienen con pocos vientres y les cuesta reponer los novillos que han sido faenados.

Algunos sectores

Soya
Recuperará superficie
Según Guillermo Aguanta, hasta enero habrá sembradas entre 720.000 y 750.000 hectáreas de soya en los campos principalmente cruceños (norte y este). Con ello se subirá alrededor de 100.000 hectáreas la siembra del año pasado, que se quedó en 635.000 hectáreas por inundaciones y sequías. Con el precio de la soya entre $us 400 y 410 y con tendencia a la alza, todo indica que será un buen año. El Servicio Nacional de Hidrología y Meteorología considera que no habrá inundaciones en Santa Cruz. Estas se concentrarán en Beni.

Ganadería
Faltan vientres
Carmelo Arteaga, gerente de la Confederación de Ganaderos de Bolivia, explica que faltan vientres para reponer los novillos que han sido faenados. La situación en Beni es apremiante, ya que las inundaciones se llevaron las alambradas, la sequía acabó con los pastos y el fuego quemó lo que quedaba y afectó la infraestructura. Han pedido que la Empresa de Ayuda a la Provisión de Alimentos ingrese a la ganadería y que les provea insumos a crédito. No habrá carne a bajos precios para lo que resta del año y en 2011.


Avicultura
No habrá buenos precios
De diciembre a abril será muy complicado encontrar pollo a menos de Bs 16 el kilogramo. El problema de los avicultores es el alto precio de la soya y la carencia de maíz. No han podido importar todo el grano que pretendían en Argentina y la cosecha boliviana sólo se levantará en abril. El 70% del costo de la producción es alimentación para los pollos, por lo que Mario Justiniano, presidente de la Asociación Departamental de Avicultores considera que dificilmente habrá pollo a bajos precios. Han pedido al Gobierno un fondo para comprar soya.


Arroz
No cubrirán la demanda
Remberto González, representante del Consejo Nacional del Arroz asegura que la falta de lluvia ya ha afectado entre el 20% y el 30% de la superficie cultivada para el próximo año. Señala que el arroz necesita agua y como no ha llovido, las plantas se han secado y habrá una merma de producción. Él ya lo ha experimentado en su campo, donde hay parcelas que han perdido hasta el 30% de lo sembrado. La mayor demanda del sector es la ayuda del Gobierno es agua para construir sistemas de riego que mejore la producción.

Maíz
Contando las gotas
El ultimátum está dado: según Vicente Gutiérrez, presidente de los Productores de Maíz y Sorgo, si no llueve hasta el 30 de noviembre, un cuarto de la producción de maíz se pasará a soya. Después de este término ya no será negocio producir el grano. La soya se puede sembrar hasta fines de enero. De todas formas, los campesinos ya han preparado los campos y están esperando a que llueva para comenzar a sembrar. El quintal este año alcanzó buen precio y eso podría alentar a nuevos productores a incursionar en este sector.

Industriales
Se reducirá la siembra
Ronald Peñarrieta, responsable de planificación de la Cámara Agropecuaria del Oriente, señala que la superficie total sembrada bajará y que no se llegará a las 2 millones de hectárea. Considera que la caña de azúcar no se verá tan afectada, pese a que en los últimos años la producción de ajonjolí le ha ganado terreno, por los buenos precios internacionales. Si llueve bien hasta mediados de diciembre, la situación del agro no será tan mala, aunque hay varios cultivos de los considerados industriales que ya están demorados.

Santa Cruz hegemoniza los alimentos

Bolivia tiene 1,68 millones de hectáreas de suelos arables sin restricción. De ellos, el 82,8% se encuentran en Santa Cruz. También 28,68 millones de hectáreas arables con restricción, de las cuales la mitad se encuentra en el departamento oriental. A esto se suma un tercio de las tierras aptas para la agricultura. Con ello, según el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario han convertido a Santa Cruz en hegemónico en la producción de alimentos. El departamento más grande del país concentra el 80% de la producción agraria y va camino a convertirse en el líder nacional en la crianza de pollo y bovinos.

La razón es muy simple. Alrededor de la ciudad se han instalado granjas de cría intensiva que aprovechan la provisión de granos para convertirlos en proteína animal. Esto ha provocado saltos genéticos importantes en la última década en el sector pecuario y la adopción de métodos de producción más eficientes y salubres en los sectores avícola y porcino.