9 de diciembre de 2010

Magisterio: Nueva Ley Educativa se prefila al fracaso

Una de sus concepciones es reemplazar el conocimiento científico por el empírico, lo que la hace ver como una norma que va hacia atrás.
(ANF).- El secretario ejecutivo de la Federación de Maestros de la Educación Urbana de La Paz (FMEULP), José Luis Álvarez, afirmó, este jueves, que la Ley Educativa “Avelino Siñani-Elizardo Pérez”, tiende a fracasar, porque dentro de su concepción filosófica es un retroceso del conocimiento científico al empírico.

El docente señaló que la nueva norma educativa, no se diferencia en mucho a la Ley de Reforma Educativa (Ley 1565) promulgada por el Gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, pues es el reflejo de la aguda crisis de la educación boliviana.

“Porque se constata que cada vez más cae la calidad educativa. Cada Ley educativa tiene que partir del análisis, identificación de las causas y cómo se refleja la crisis de la educación, y eso no lo hace la Ley ‘Avelino Siñani-Elizardo Pérez”, afirmó.

Dijo que la crisis de la educación se refleja en que el estudiante no logra aprender nada y repite de memoria desde primaria hasta educación superior, porque la escuela está al margen de la realidad, “porque no hay unidad entre práctica y teoría, es decir el niño no conoce la realidad y solo le disfrazan con dibujos”.

Álvarez dijo que la propuesta del magisterio refiere a que el estudiante debe unirse con la realidad material, unidad de todos los sentidos, es decir sujeto y objeto. Por tanto sostuvo que la Ley “Avelino Siñani-Elizardo Pérez”, es una norma subjetiva, porque plantean que la escuela puede terminar modelando la sociedad de acuerdo con lo que uno desee en el aula.

El planteamiento de una escuela descolonizadora (liberadora, antiimperailista) está dedicada a transformar las estructuras económicas sociales y orientar a que todas las comunidades a vivir bien y garantizar una escuela sin discriminación, “todo ello ignorando su realidad”, sostuvo.

“No por decir descolonizadora vamos a eliminar las desigualdades”, dijo Álvarez, al sostener que la actual norma educativa consolida tres tipos de escuela: privada para los que tienen plata, fiscal para los que no y de convenio para los que se identifican con una determinada fe.

“Si queremos que todos los ciudadanos sean iguales, debemos tener las mismas condiciones mínimas, todos tienen que superar esas diferencias económicas y sociales en las que se asienta esta sociedad capitalista”, recalcó.

Por todos esos elementos, Álvarez dijo que esta nueva norma educativa “va a fracasar” igual que la Ley 1565, porque ambas normas tienen los mismos ejes, educación intracultural, intercultural y el eje de la participación popular”.

“Es discurso como todo lo que está haciendo el Gobierno, pero lo más importante es que esta Ley es regresiva, porque cuando nos plantean una educación intracultural están diciendo que toda la currícula el quehacer educativo debe partir apoyados y fortaleciendo y desarrollando los saberes y conocimientos originarios, en base saberes son empíricos”, afirmó.

Sostuvo que en vez de darnos una educación científica, tal como lo plantea, están haciendo retroceder el conocimiento científico a una etapa prelógica, pero además se apoya en una educación apoyado en el “animismo” donde la madre tierra tiene espíritu, donde los cerros tiene espíritus y eso “no es científico”, afirmó al sostener que desde ese punto de vista es un retroceso al conocimiento pedagógico.