10 de abril de 2013

COICA: megaproyectos deben respetar a pueblos


ERBOL: La Coordinadora Indígena de la Cuenca Amazónica (COICA) adoptó una resolución en el taller realizado en Santa Cruz, Bolivia los días 1 y 2 de abril en la que demanda que los megaproyectos respeten los derechos colectivos basados en instrumentos jurídicos internacionales y la jurisprudencia del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.
En el taller dedicado a la Iniciativa de Integración Regional Sudamericana (IIRSA) participaron directivos de la COICA y representantes de sus organizaciones nacionales AIDESEP (Perú), CIDOB (Bolivia), CONFENIAE (Ecuador), ORPIA (Venezuela), APA (Guyana), COIAB (Brasil), FOAG (Guyana Francesa), OIS (Suriname) y OPIAC (Colombia).
La COICA evaluó el impacto de los proyectos IIRSA en la cuenca amazónica, así como las políticas de sus impulsores, el Banco Nacional de Desarrollo (BNDES), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), proyectos que consideró camuflados como “proyectos nacionales”.
Entre las conclusiones la COICA señala que los proyectos -se llamen IIRSA o no- representan una imposición política y financiera de las grandes empresas que se orienta a crear “una economía de negocios hacia afuera”, lo que afecta la soberanía económica y política de los países amazónicos.
El conjunto de proyectos IIRSA amenaza y destruye los ecosistemas amazónicos, andinos, de la Mata atlántica, la Orinoquia, el Chaco, el Pantanal y Cerrado.
Además, somete y genera dependencia a los pueblos indígenas en los aspectos económicos, políticos, sociales, culturales y ambientales.
La COICA denuncia que  los gobiernos y las entidades multinacionales omiten aplicar y respetar los principios del Convenio sobre Pueblos Indígenas núm. 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de la Declaración de las Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas.
Entre los derechos colectivos vulnerados se encuentra el derecho a decidir y controlar el tipo de desarrollo, el derecho a la consulta y participación amplia para el consentimiento previo, libre e informado y el derecho a la sobrevivencia e integridad territorial de los pueblos autónomos en aislamiento voluntario.
Uno de los acuerdos concierne a la organización anual de actividades conjuntas y simultáneas en dos fechas significativas para el movimiento indígena por parte de las nueve organizaciones de la COICA.
Estas fechas son el 5 de junio conmemorando la resistencia indígena amazónica en el Perú contra la privatización de sus territorios y el 25 de septiembre recordando la lucha indígena del TIPNIS en Bolivia y la represión de Chaparina.
A continuación la resolución completa de la COICA:
Los representantes de AIDESEP, CIDOB, CONFENIAE, ORPIA, APA, COAB, FOAG, OIS, OPIAC, y directivos de COICA, reunidos en el “Taller sobre IIRSA”, en Santa Cruz – Bolivia los días 1 y 2 de Abril con el objetivo de impulsar la participación y la incidencia de los pueblos indígenas de la cuenca amazónica en defensa de nuestros derechos colectivos.
Consideramos a la Iniciativa de Integración Regional Sudamericana IIRSA, como la imposición política y financiera de las grandes empresas trasnacionales, dentro y fuera del Brasil, en la región, orientada a crear una economía de negocios hacia afuera, desplazando a los países de su soberanía económica y política, destruyendo los ecosistemas Amazónicos, Andinos, Mata atlántica, Orinoquia, Chaco, Pantanal, Cerrado; y con el sometimiento y dependencia a los pueblos indígenas en todos sus aspectos económicos, políticos, sociales, culturales y ambientales.
Afirmamos que en el desarrollo del IIRSA y los megaproyectos, los Gobiernos de los Estados, y las entidades Multinacionales, han omitido los principios del Convenio 169 de la OIT, y de la Declaración de las Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas (DNUDPI), sobre derecho a decidir y controlar el tipo de desarrollo; consulta y participación amplia para el consentimiento previo, libre e informado; y a la sobrevivencia e integridad territorial de los Pueblos Autónomos en aislamiento voluntario.
Analizamos la situación de los impactos de los proyectos IIRSA en los países de la cuenca amazónica, así como las políticas de sus impulsores, el Banco Nacional de Desarrollo (BNDES), BID, UNASUR; camuflados como “proyectos nacionales”; y hemos llegado a los siguientes acuerdos sobre los objetivos, acciones y estrategias que son necesarias para hacer respetar nuestros derechos establecidos en compromisos internacionales :
1.- Afirmar que las políticas públicas e iniciativas privadas que se impulsen sobre megaproyectos e infraestructuras y comunicaciones (llámense o no IIRSA) deben respetar los derechos, principios, valores y cosmovisión de los pueblos indígenas.
2.- Demandar al IIRSA, BNDES y UNASUR, el respeto y aplicación de los derechos colectivos, basados en los compromisos jurídicos internacionales como el Convenio 160, DNUDPI, y la jurisprudencia del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, considerando especialmente a los pueblos autónomos en aislamiento voluntario y nuestro derechos a:
La Autonomía, Libre determinación, Autogobierno, y Consulta y Consentimiento previo.
La consolidación y reconstitución jurídica y física de la territorialidad colectiva de cada pueblo indígena como espacios ancestrales de conservación.
Ordenamiento territorial, zonificación y gestión territorial indígena holística, de nuestros territorios.
Fortalecer la gobernanza territorial de los pueblos indígenas, mediante la articulación y aplicación de los Planes de Vida Plena de cada Pueblo.
3.- Denunciar el modelo de desarrollo neo extractivista en la amazonía, el mayor bioma forestal del planeta, que impulsa el IIRSA y BNDES en el continente, como parte del sistema capitalista del siglo XXI, y que agravará la crisis social, cultural, climática y ambiental, de la humanidad y que hace necesario nuevas alternativas basadas en la vida plena de los pueblos.
4.- Afirmar que ningún proyecto IIRSA, ni actividad económica con carácter extractivo y megaproyectos de infraestructura debe imponerse en los territorios de los pueblos indígenas, vulnerando nuestros derechos y frente a ello, adoptamos las siguientes medidas:
No aceptar ningún proyecto de monocultivos, sea de ocupación legal o uso tradicional.
No aceptar las concesiones de bosques superpuestos en territorios indígenas.
Demandar al BNDES y UNASUR, el establecimiento de salvaguardas , estándares sociales y ambientales, efectivos y en especial sobre derechos de los pueblos indígenas, así como políticas y procedimientos de transparencia sobre el acceso a la información y las rendiciones de cuentas.
5.- Rechazar las actividades del IIRSA y BNDES, vinculadas con infraestructuras, industrias extractivas y megaproyectos, que incurran en las siguientes malas prácticas:
Subcontratar a las comunidades, pueblos y nacionalidades
Manipular autoridades comunitarias para el aprovechamiento individual, sin información transparente y coacción a la población.
No respetar la estructura institucional de las organizaciones indígenas, y peor aún mediante designaciones impuestas ilegitimas en procesos nacionales e internacionales.
Compra y venta de los territorios indígenas, aprovechando la desinformación de las comunidades por personas externas.
Fraccionamiento de territorios indígenas por parcelas individuales.
6.- Organizar cada año, en dos fechas significativas para el movimiento indígena, actividades conjuntas y simultáneas, en las 9 organizaciones indígenas miembros de COICA, referidas a las demandas señaladas anteriormente sobre el IIRSA, BNDES, Megaproyectos, y defensa de derechos territoriales y colectivos de los pueblos indígenas amazónicos. Estas fechas son el 5 de Junio (“Baguazo”) conmemorando la resistencia indígena amazónica en el Perú contra la privatización de sus territorios; y el 25 de Septiembre recordando la lucha Indígena del TIPNIS en Bolivia y la represión de Chaparina.
Dado y firmado en la ciudad de Santa Cruz a las 7 pm del día 2 de abril de 2013.
Por el Consejo de Coordinación de COICA:
Franco Viteri Gualinga, presidente de la CONFENIAE.
Jorge Furagaro, representante de OPIAC.
Henderson Gualinga Rengifo, representante de la AIDESEP.
Ninfa Dividor, presidenta de la ORPIA.
Jeanne Sharon, presidenta de APA.
Joselyn Therese, representante de FOAG.
Sirito Yana Aloema, representante de OIS.
Marcos Apuriná, coordinador general de la COIAB.
Adolfo Chávez Beyuma, presidente de CIDOB.
Por el Consejo Directivo de COICA:
Edwin Vásquez Campos, coordinador general.
Nicolas Betis, vice-coordinador general.
Juan Carlos Jintiach Arcos, coordinador del Área de Cooperación Internacional Económica y Desarrollo Autónomo con Identidad.
Diego Escobar Guzmán, coordinador del Área de territorio, medio ambiente y recursos naturales.
Josien Tokoe Aloema, coordinadora del Área de Derechos Humanos, Políticos y Sociales.
Charles Jean Auberic, coordinador Area Educación, Salud, Ciencia, Cultura y Comunicación.
Norma Thomas, coordinadora del Área de la Mujer y Familia. (Servindi)