25 de abril de 2013

Nuni: Gobierno boicoteó encuentro de corregidores


ERBOL: El secretario Departamental de Desarrollo Integral Multiétnico Campesino de la Gobernación del Beni, Pedro Nuni, informó que el gobierno logró boicotear el XXXI Encuentro de Corregidores del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) porque supuestamente ofreció bonos y programas de carnetización para que las autoridades de las 64 comunidades de la Tierra Comunitaria de Origen (TCO) no asistan a la reunión que sólo contó con la participación de más de 30 corregidores.
“El gobierno ha boicoteado por todos lados el inicio del encuentro de corregidores. Brigadas gubernamentales se han internado al territorio, evitando que algunas comunidades puedan participar de manera efectiva con el condicionamiento de que ellos iban a ser beneficiados de bonos como Juana Azurduy, Juancito Pinto, carnetización, y otros, que ha sido la forma de boicot para que algunas comunidades no vayan al encuentro de corregidores”, señaló a la Agencia de Noticias Indígenas de Erbol.
Ante esta situación, según Nuni que fue parte del encuentro de corregidores, las autoridades presentes plantearon conformar comisiones que lleguen a las comunidades que no fueron parte del evento, para informar a los indígenas sobre las conclusiones del mismo. 
“Hay un malestar entre los corregidores presentes por este hecho, que se han concentrado más de una treintena de corregidores, y se entenderá que no es la gran mayoría pero eso no le ha quitado la validez de continuar un encuentro”, manifestó. 
La reunión inició el pasado fin de semana y de acuerdo con el reporte del exasambleísta, que retornó este miércoles a Trinidad, concluyó hoy y se espera que las delegaciones empiecen a salir en las próximas horas del Centro de Gestión del TIPNIS hasta Gundonovia.
Los corregidores iban a definir la defensa interna del TIPNIS, ante la posibilidad de la construcción del tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos en medio de la TCO, el inicio de la X marcha o una movilización internacional, además del inicio de un proceso contra el vicepresidente Álvaro García Linera por falso testimonio sobre el caso Chaparina, al no dar el nombre de la persona que ordenó la represión policial a la VIII marcha, entre otros temas.