12 de noviembre de 2010

Llorenti: Jerarquía de la Iglesia Católica es antidemocrática y reaccionaria


Para el ministro algunos jerarcas de la Iglesia Católica son portavoces de los ricos y hacen política. Calificó de retrógrado al monseñor Jesús Pérez y dijo sentirse avergonzado como católico.

(ANF).- El ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, afirmó, este viernes, que los jerarcas de la Iglesia Católica son antidemocráticos, machistas y reaccionarios, al considerar que hacen política en momentos donde los partidos de la oposición están menguados, y se constituyen en portavoces del Estado Colonial y de los ricos.

En conferencia de prensa, la autoridad fustigó y rechazó el mensaje de inauguración de la 90 Asamblea de Obispos donde expresaron temor porque se instaure en Bolivia una democracia “puramente formal”, debido a las señales negativas que se dan en el proceso de construcción del nuevo Estado: ausencia de diálogo, exclusión y pisoteo de derechos fundamentales.

“Decir, la jerarquía católica es una jerarquía antidemocrática, machista, satisfecha, reaccionaria (...) Como católico me duele profundamente la actitud de esta gente que está haciendo política, tiene todo el derecho de hacerlo, porque ahora que los partidos de la oposición están menguados, aparecen algunos jerarcas para defender esos mismos intereses, exactamente los mismos intereses”, dijo.

“Probablemente algunos jerarcas estén añorando la época en las que las mujeres y los indígenas no tenían derechos (...) Es importante que algunos jerarcas vean la viga que tienen en el ojo cuando se habla de democracia, probablemente una de las instituciones más antidemocráticas de la historia de la humanidad es la Iglesia Católica, que sistemática y secularmente discrimina a las mujeres, a la que no les admite los mismos derechos de los hombres”, sostuvo.

Para el titular de Gobierno, lo que no se puede ocultar es que Bolivia vive en la actualidad el mayor esplendor democrático, aunque con defectos, dificultades. “Con errores, sin lugar a dudas, pero no podemos permitir este tipo de afrentas a la verdad, afrentas a la realidad”, agregó.
SUGERENCIAS: Llorenti sugirió analizar en la Asamblea de obispos tomas como los abusos que algunos sacerdotes cometen, la forma en la que se elige a esa jerarquía eclesiástica.

“Probablemente nunca nos van a perdonar el hecho de que ahora todas las iglesias son iguales en Bolivia y todas las fes se respetan de la misma manera, a través de la nueva Constitución Política del Estado”, manifestó.

Según el ministro, el Arzobispo de Sucre, monseñor Jesús Pérez, habría oficiado una misa en un acto de campaña por el No a la nueva Constitución Política del Estado y se habrían convocado desde los campanarios de la Iglesia de la capitana de la República a las movilizaciones y al enfrentamiento entre bolivianos en Sucre.

“Yo no he escuchado de monseñor Pérez ninguna afirmación de condena categórica a los ataques racistas que sufrieron asambleístas en Sucre, ni si quiera de los hechos del 24 de mayo del año 2008 (...) Quiero condenar de manera categórica la actitud reaccionaria, ni siquiera conservadora, retrógrada de monseñor Jesús Pérez, como católico me siento verdaderamente avergonzado”, manifestó Llorenti, al señalar que la Iglesia se entromete en asuntos políticos de nuestro país.

Acusó al monseñor Jesús Pérez de sumarse a las fuerzas más reaccionarias en Sucre durante meses, al señalar que el cardenal Julio Terrazas habría negado la existencia de servidumbre en el Chaco boliviano y participó del Referéndum Autonómico sobre Estatutos en Santa Cruz, a los que calificó.

“Esas no son intromisiones desinteresadas, ni intromisiones sin ningún tipo de interés, estamos ante unos jerarcas de la Iglesia que son no solamente conservadores, sino reaccionarios y en muchos casos retrógradas, ya es hora de ponerle los puntos sobre la ies”, sostuvo.