9 de noviembre de 2010

Tres de cada 10 bolivianos se encuentran de la extrema pobreza


Un último informe del PNUD refleja que el alza de precios de los alimentos afecta más a los pobres y el modelo de desarrollo que sigue sustentado en la explotación de materias primas.

(ANF).- La representante Residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Bolivia Yorico Yasukawa, reveló que seis bolivianos de cada 10 ciudadanos se encuentran por debajo de la línea de la pobreza y tres de cada 10 bolivianos están ubicados en la extrema pobreza.

Las declaraciones realizadas por Yasukawa fueron hechas a tiempo de presentar el Informe Nacional sobre Desarrollo Humano en Bolivia: “Los cambios detrás del cambio”.

“Falta mucho en el ámbito de combate a la pobreza, todavía viven seis de cada 10 personas por debajo de la línea de pobreza y tres de cada 10 ciudadanos en la extrema pobreza que quiere decir que no tienen lo suficiente ni para comer”, manifestó.

Los departamentos de Chuquisaca y Potosí son los más desiguales en términos de ingresos y los más pobres porque según el índice de desarrollo humano los municipios de Tahua de Potosí tienen una brecha de 34 y la de Arampampa 33.8 y la de Villa Alcalá en la región chuquisaqueña de 33.7.

La fuente mencionó indicó que cada año hay más personas que viven en la pobreza, lo cual quiere decir que se deben acelerar las medidas para ayudar a la gente con el objetivo de que mejoren sus niveles de ingreso y acceso a medios productivos.

Por su parte, la coordinadora del informe Verónica Paz, mencionó que el hecho de que exista mayor igualdad política no significa mayor igualdad de aspectos sociales y económicos, lo cual puede ser revertido por el Estado con una política cada vez más agresiva por medio de las autonomías municipales, departamentales e indígenas.

“Hoy tenemos un segmento importante de gente que vive dentro de los estratos medios que son personas que viven por encima de la línea de pobreza y por debajo del 10 por ciento (los más) más rico que se ha aumentado del 30 al 36 por ciento de la población y que incluye a mas de tres millones de personas”, afirmó Yasukawa.

Además la desigualdad de ingresos en Bolivia está asociada factores con bajos niveles de especialización y calificación de la mano de obra y hasta el 2009 los profesionales, propietarios y gerentes alcanzan un ingreso promedio mensual de 3.800 bolivianos en comparación a los 3.100 bolivianos para los trabajadores por cuenta propia y profesionales independientes, 2500 bolivianos para los profesionales y técnicos de nivel medio y menos de 1.000 bolivianos para los trabajadores no calificados.

“Aun dentro de este grupo de estrato medio hay una gran parte que está todavía muy vulnerable a caer de nuevo por debajo de la línea de pobreza por cualquier razón: una crisis económica familiar, una crisis de salud, desastres naturales, etc”, afirmó.

Asimismo, el 82 por ciento de los 3,6 millones de ciudadanos que ocupan el estrato medio de ingresos habita en áreas urbanas, el 40 por ciento son indígenas, el 65 por ciento trabaja en el sector de servicios y del transporte, en promedio han estudiado nueve años y están afiliados a un seguro de salud en un 73 por ciento.

El documento indica que para reducir la desigualdad en Bolivia se debe universalizar los derechos sociales para que la salud y educación sean para todos, democratizar el empleo y el trabajo digno para aumentar los ingresos y la estabilidad laboral para dar mayor bienestar a los hogares y promover la convivencia y erradicar la discriminación como eje transversal en el sistema educativo, la salud, la administración pública, combinar leyes y medidas antidiscriminación con políticas acción afirmativa y crear espacios de integración entre distintas identidades y culturas.