2 de diciembre de 2010

El 73% de los empleos en Bolivia son informales

El estudio sobre, "El Derecho al Empleo Digno, en el Marco de las Autonomías", impulsado por la Ayuda Obrera Suiza (AOS) con el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) establece que el empleo informal en Bolivia alcanza al 73 por ciento de la población económicamente activa en el país y que éste sector carece de protección de las normas sociales.

Este informe fue elaborado por el economista y consultor de la AOS Enrique Velazco Reckling, el cual sostiene que más allá de las libertades a nivel de empleo que puedan darse está la baja calidad de empleo existente en la actualidad.

"Lamentó que no se generen las condiciones sociales, laborales, institucionales y financieras para que se dé la posibilidad de mejorar las condiciones de empleo en Bolivia. Hoy todas las orientaciones y los incentivos de la Política pública no van en la dirección de creare pequeñas empresas productivas a nivel nacional", sostuvo.

Según Velazco, no existen políticas que ataquen el empleo digno, o, solucionen el tema del desempleo, aquello se refleja en el ingreso per cápita que ascendería a 1.000 dólares, "cifra que está por debajo de la línea de pobreza. Por lo que está aumentando la cantidad de pobres.

"Lo que tenemos que hacer es generar oportunidades de empleo donde el valor agregado permita salarios de 400 dólares y salir a cubrir la canasta mínima", sostuvo, al señalar que cada año en Bolivia nacen 220.000 niños, aproximadamente, de los cuales un 60 por ciento lo hacen por debajo de la pobreza. "Quiere decir, que cada año estamos introduciendo unos 140.000 nuevos pobres a la economía boliviana", añadió.

Advirtió que, en la medida que esta situación continúe no habrá forma en que los recursos del litio, del gas y hierro, permita a Bolivia superar el nivel de pobreza. "Bolivia se está convirtiendo en una gigantesca fábrica de pobres, porque es muy difícil que con esos recursos podamos revertir, por eso necesitamos cambiar la lógica de creación de valor en el empleo".

De acuerdo con el estudio realizado por Velazco, la población económica activa (PEA) en Bolivia alcanza a 4’940.339, de los cuales 3’652.773 pertenecen al sector informal, lo que significa el 73 por ciento de la (PEA); en el área urbana se encuentran 2’063.184 y en el área rural 1’589.589.
La perspectiva para reducir al 50 por ciento la informalidad en cinco años (2010-2015) sería de 1’826.386, siendo que por año alcanzaría a 365.277.

"La habilitación de 1,8 millones de puestos de trabajo dignos en cinco años, equivalentes a poco más de 365.000 empleos anuales; es decir, reducir la informalidad a la mitad en cinco años sería un esfuerzo anual equivalente a tres veces la cantidad de los puestos de trabajo que se deben crear cada año para atender la demanda esperada de los nuevos entrantes", sostiene.

El estudio considera que la informalidad del empleo tiene como rasgo distintivo precario ausencia de contratos de trabajo, falta de seguro social, indemnizaciones, jubilación y no tributa directamente. Finalmente Velasco dijo que de no cambiarse esa situación muy difícilmente se van a poder cambiar las condiciones de pobreza que atraviesa el país.