4 de enero de 2011

Sectores se rearticulan para exigir mayor salario


Crisis. Tras la anulación del decreto que incrementaba el 20% del salario de trabajadores de salud y educación, los gremios alistan medidas y el Gobierno estima un ofrecimiento del 6%


Reclamo. Rafael Quispe y Sergio Hinojosa, dirigentes de Conamaq, pidieron a Evo Morales que cambie a tres ministros

H. Ugarte y M. Chuquimia


Diferentes sectores laborales del país se aprestan a encarar una nueva ofensiva por el aumento salarial mayor al 10%, pero el Gobierno pone paños fríos y calcula que habrá incremento sólo en el orden del 6%.


Mientras, los trabajadores de salud y educación se aferran al 20% decretado y derogado en menos de una semana por el Gobierno, el jefe de Estado, Evo Morales, convocó a su gabinete para este viernes con el fin de evaluar la gestión de cada uno de los ministros.


El secretario Ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Pedro Montes, anunció que en las próximas horas habrá una reunión ampliada para definir el porcentaje de la demanda salarial. Algunos sectores, como los fabriles, maduran la idea de exigir por lo menos el 10%. El secretario ejecutivo de la Confederación de Maestros Urbanos de Bolivia, Federico Pinaya, coincidió ayer con el titular de la Confederación Nacional de Trabajadores de Salud, José Gonzales, en la necesidad de exigir un aumento superior al 10%, por lo que anunciaron asambleas paralelas con el fin de definir acciones antes del fin de semana.


Maestros y salubristas consideran que el Gobierno debe dar un incremento de acuerdo con el costo de vida y con los precios de los productos de la canasta familiar.Según el secretario de Relaciones Internacionales de la Confederación General de Trabajadores Fabriles de Bolivia, Vitaliano Mamani, el aumento salarial debe ser un 10%; la estimación estará incluida en el pliego nacional que presente la COB.


En Santa Cruz, la Central Obrera Departamental liderada por Andrés Peñafiel anunció que a partir de hoy se reunirán con los diferentes sectores y asesores económicos para preparar un pliego petitorio al Gobierno sobre la base de un aumento en los sueldos del 20%. En la COD que dirige Mario Vidal, los miembros del Comité Ejecutivo preparaban ayer su viaje a La Paz, donde participarán del ampliado convocado por la entidad matriz.


Mientras, los salubristas de Santa Cruz, según el dirigente Robert Hurtado, insistirán por un incremento no inferior al 20%, los maestros rurales incluso advierten con no iniciar las clases el 1 de febrero si es que no les aumenta un tanto porcentual que nivele la subida de los productos básicos. A pesar de este panorama en contra, el Gobierno perfila sólo un incremento del 6%. Ayer, el ministro de la Presidencia, Óscar Coca, confirmó que el aumento al salario de esta nueva gestión será superior a la inflación de 2010.


Según declaró la semana pasada el ministro de Economía, Luis Arce, hasta antes de la promulgación del decreto 748 la inflación había llegado al 5,8% y que ése era un referente para el incremento.


Ayer, el ministro Coca dijo que ahora hay un nuevo escenario, pero que se verá la inflación hasta la promulgación del decreto, aunque el incremento debe ajustarse a la inflación anual con datos concluidos hasta el 31 de diciembre. Según Coca, este ajuste no está terminado y aún esperarán los reportes finales.


El vicepresidente Álvaro García indicó el domingo que el incremento será superior a la inflación que se registre hasta el 31 de diciembre, el cual será dado a conocer por el INE.


Respecto a los trabajadores de las empresas privadas, ayer, según ANF, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Daniel Sánchez, dijo que si el Gobierno impone un incremento en el sector vulnerará la negociación de los trabajadores y empleadores y las normas que dicta la Organización Internacional del Trabajo (OIT).


Protestas y exigencias


El Alto. El Comité Cívico Popular de El Alto determinó mantener el estado de emergencia y anunció una dura batalla contra el Gobierno de Evo Morales hasta que cambie a varios ministros. Guadalupe Cárdenas, dirigente de las damas cívicas, apunta a los ministros de Economía e Hidrocarburos de ser los causantes de la “debacle económica del país”.


Chuquisaca. Por el fracaso en el manejo de la política económica, los trabajadores chuquisaqueños agrupados en la Central Obrera Regional consideran que deben cambiar a los ministros de Finanzas, de Hidrocarburos y de Gobierno.


El pedido lo realizó ayer el dirigente Roberto Pardo. Santa Cruz. El presidente de la Federación de Juntas Vecinales, Pedro Zabala, mostró su conformidad por la decisión del presidente Evo Morales de anular el Decreto Supremo 748; sin embargo, lamentó que varios de sus ministros lo hagan quedar mal a la hora de tomar medidas económicas.


Cívicos. El presidente del Comité pro Santa Cruz, Luis Núñez, pidió al Gobierno que diga la verdad sobre la situación económica del Estado, que se sincere y que no le mienta más al pueblo.


Para Núñez, la abrogación del Decreto Supremo 748 fue una derrota para el MAS y una victoria para el pueblo boliviano. Campesinos. Los dirigentes de la Conamaq, Rafael Quispe y Sergio Hinojosa, llegaron ayer hasta la plaza Murillo, en La Paz, para protestar contra el Gobierno y exigir al presidente Evo Morales que destituya a los ministros de Economía, Hidrocarburos y de Gobierno.


El ejecutivo no tiene norte en la economía

Gonzalo Chávez Economista


El anuncio del ‘gasolinazo’ y el retiro del decreto 748 no ha frenado las expectativas inflacionarias de la gente. Algunos precios han vuelto a su nivel, como es el caso del transporte, pero otros de servicios y productos aumentaron porque el Gobierno sigue afirmando que subirá el precio de los carburantes, pero que habrá que concertarlo con los movimientos sociales más adelante.


Las idas y venidas de los últimos días han mostrado que el Gobierno no tiene clara la película económica y que su modelo no está en duda; quedó en evidencia que la reputación de los actores y autoridades económicas está en entredicho.


Es posible que también se negocie con sectores empresariales, actores sociales, corporaciones y sindicatos, pero no será fácil que el Gobierno implemente el alza de precios de los carburantes. Lamentablemente, lo único que hace es echarle gasolina a la inflación sobre las expectativas de la gente.


Se ha sustituido la situación de shock que tenía un contenido fuertemente neoliberal por una alternativa que será más negociada y heterodoxa; veremos como reaccionan los actores a los que se les ofreció mucho, como policías, militares, maestros y salubristas. (extractado de CNN)